¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

La parroquia de San Juan de Avila se encuentra en el barrio del Chorrillo y es obra del ingeniero uruguayo Eladio Dieste, premio América de arquitectura en 1991.

Los arquitectos del Obispado complutense, Juan de Dios y Carlos Clemente, han sido los encargados de hacer realidad el proyecto, cuyo templo, de paredes onduladas y techo de cerámica armada (mezcla de ladrillo y varas de hierro), con bóvedas autoportantes, es sumamente atípico. Tanto es así que ha sido apodada como la "iglesia barco" por recordar con su forma el casco de un enorme buque.

Otra de las peculiaridades de este templo es el enorme rosetón tridimensional que preside la fachada principal (la mayor de la Comunidad de Madrid), ya que se encuentra compuesto por dos rosetones superpuestos, uno convexo y otro cóncavo, diseñados por Carlos Muñoz, de la Real Fábrica de Vidrios de La Granja. El rosetón externo es de tonos azules, mientras que en el interno los protagonistas son los tonos cálidos (amarillos y rojos), una mezcla de colores que «hacen el efecto de un caleidoscopio según cambia la luz del sol», según explicó Figueroa.

San Juan de Ávila nació el 6 de enero de 1499 (o 1500) en Almodóvar del Campo (Ciudad Real), de una familia profundamente cristiana. Sus padres, Alfonso de Ávila (de ascendencia israelita) y Catalina Jijón, que poseían unas minas de plata en Sierra Morena, y supieron dar a su hijo una formación cristiana de sacrificio y amor al prójimo.
Empezó a estudiar leyes en Salamanca en 1514, pero abandonó sus estudios, empujado por su devoción, y se retiró a su hogar natal en  Almodóvar, donde hizo vida de dura penitencia.
Más tarde se marchó a estudiar artes y teología a Alcalá de Henares (1520-1526) aconsejado por un religioso franciscano.

De esta etapa en Alcalá de Henares existen testimonios de su gran valía intelectual, como así lo atestigua el maestro y catedrático de la Universidad de Salamanca Domingo de Soto.
Mientras permaneció  en Alcalá mantuvo contacto con las grandes corrientes de reforma del momento. Conoció el erasmismo, las diversas escuelas teológicas y filosóficas y la preocupación por el conocimiento de las Sagradas Escrituras y los Padres de la Iglesia.
También trabó amistad con quienes habían de ser grandes reformadores de la vida cristiana, como don Pedro Guerrero, futuro arzobispo de Granada, y posiblemente también con el venerable Fernando de Contreras. Incluso pudo haber conocido allí a Francisco de Osuna y a San Ignacio de Loyola.

Juan de Ávila
es el apóstol de Andalucía; Fue canonizado en el año 1946 por Pío XII, beatificado por León XIII en el año 1894 y nombrado patrono del clero español. Posteriormente, el Papa Pablo VI lo declaró santo en 1970.
Su santo es celebrado el día 10 de mayo.

Fuentes: www.corazones.org, Wikipedia, El mundo, www.ewtn.com, alcalafoto.blogsome.com